sábado, 20 de febrero de 2010

Subida al Toril, Sierra de Los Caballos (Sierra de Yeguas)












Hoy nuestro Gran Maestre, Juan de Dios, nos ha propuesto una salida, para ver las distintas lagunas que tenemos en nuestra provincia, porque seguro que después de las lluvias que llevamos este invierno no volveremos a verlas de esta forma en mucho, mucho tiempo.
En primer lugar nos dirigimos hacia La Roda de Andalucia, pero ,como no, primero desayunaremos en unos de los puntos estratégicos que tenemos, hoy en el mejor sitio de churros, en Mollina, churros con manguera: en otra entrada hemos puesto la foto.
Desde aquí nos dirigimos hacia Alameda y luego a La Roda, antes de llegar nos encontramos las primeras lagunas, aunque debido a la gran cantidad de agua caída solo podemos ver la primera, Laguna de La Castañuela, porque el agua y el barro nos impiden ver La Ratosa. Continuamos y cruzamos la autovía en dirección a Sierra de Yeguas; estamos en la provincia de Sevilla, pasamos por un puente sobre la vía del tren y justo a la bajada tenemos el carril a la derecha que tomaremos para la segunda parada y la subida al pico Toril (698 m.), a pocos metros vemos el indicador de Provincia de Málaga.
A pocos metros del desvío ,y pasados unos eucaliptos, tenemos a la izquierda el cruce donde comenzáremos a andar.
El camino esta claro, primero pasaremos por una casa, solo tenemos que seguir el carril hasta el cruce de cuatro caminos aquí tomaremos a la izquierda y empezamos a subir. Solo son 3 km. y 300 m. de subida, en el camino vemos un par de caleras, y justo antes de llegar al puerto ,vemos lo que seguramente es el principio de una instalación de unos aerogeneradores. Cruzamos lo que será la carretera y tomamos a la izquierda, seguimos subiendo un cortafuegos, y ya estamos en el poste geodésico, la visión de la gran laguna de Fuente de Piedra es inmejorable incluso vemos terrenos encharcados por todos lados.
La tercera parte fue todo un fracaso total debido a la "Propiedad Privada" por lo que no haré comentario alguno. Acabamos tomando café en la Yedra, pero al final el día ha merecido la pena.