sábado, 13 de marzo de 2010

Cerro de Los Castillejos (Teba)
















Hoy nos vamos hacia La Sierra de Los Castillejos situada al suroeste de Teba, nuestro objetivo es ver las ruinas íberas - romanas que están declarada y protegidas como Bien de Interés Cultural y nuestro destino final es llegar a "La Torrecilla, Torre de Almenara Medieval" (que tanta veces hemos visto desde la carretera antes de llegar a Cuevas del Becerro, en lo alto de una atalaya rodeado de olivos, cuando vamos a la derecha o venimos a Ronda.
Tomamos la carretera de Ardales y nos desviamos hacia Ronda, paramos como no, para nuestro momento de adquisición de colesterol, esta vez paramos en la Venta El Cordobes, pedimos los café de siempre y como buenos malagueños somos 5 y 5 cafés diferentes eso si todos pedimos molletes y un set de diferente mantecas, bien surtidos tomamos el coche y a pocos metros justo en la tienda de muebles y el restaurante que hay a la izquierda dejamos el coche y nos volvemos unos pocos metros porque nuestro carril esta enfrente.
La subida la voy a tomar de la descripción que hacen los amigos de la pagina http://www.hisnatiba.com/

UNA MAÑANA DE OTOÑO EN EL CERRO DE LOS CASTILLEJOS.
ba
Pocos lugares te despertarán tantas emociones encontradas como las que podrás sentir en el asentamiento íbero del Cerro de los Castillejos. Y ello es así porque subir a este lugar te implicará dos tipos de sensaciones: la emoción por estar en un lugar majestuoso que sirvió de morada a los reyes de un remotísimo estado prerromano y la desazón por ver el lamentabilísimo estado a que el tiempo, la dejadez de las autoridades y el expolio de algunos particulares han sometido sus venerables piedras. El día que decidas subir (te recomendamos el otoño por las menor presencia de matorral, de insectos y de calor) hazlo por la cantera y sigue siempre la dirección oeste (guíate por el famoso torreón medieval que verás al fondo). Cuando, tras pasar una caseta cuadrada de piedras, llegues a una pequeña meseta habrás llegado al recinto amurallado. Camina hacia la izquierda (buscando el sur) y si tienes buenas piernas y buen calzado baja hasta la línea de murallas y recórrelas hasta que llegues al extremo oeste. Te aseguramos que verás ejemplos incomparables de cómo construían los íberos las defensas que tanto trabajo costó tomar a cartagineses y romanos. Cuando llegues al final no te vuelvas: cruza el terreno de labor en dirección suroeste buscando un ligero promontorio que verás frente a ti. Alcánzalo y no te deprimas demasiado: sí, aquel terreno agujereado, horadado, destruido es la necrópolis principal de los Castillejos, devastada y abandonada impasiblemente en las últimas décadas, ante la dejadez de quien podía hacer algo y no lo hizo y ante el dolor de los que sentíamos que nos arrancaban las raíces de nuestros más remotos antepasados. Reflexiona un poco sobre eso y vuelve al recinto. Sube a la atalaya del oeste (allí debieron vivir sus reyes) y cuando llegues a lo más alto (justo 609 metros del altura) asienta bien tus pies y gira muy despacio y en círculo oteando el horizonte ...tanto si eres tebeño como si no, comprenderás por qué los que hemos nacido en esta bendita tierra podemos sentirla tan adentro. No tengas prisa y descansa allí un buen rato. Cuando decidas bajar hazlo por la muralla norte, la peor conocida. Aunque en menor medida, también allí podrás comprobar la fortaleza de la poliorcética íbera. Al llegar al coche reflexiona sobre lo que vistes y guárdalo bien en tu memoria para contarlos a cuantos amigos puedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario