domingo, 1 de marzo de 2015

Ruta por la Acequia del Toril, Baños de Alicún (Granada)

Junto a la acequia

Más de 10 m. de altura



Bajo la acequia
Sobre la acequia








Acequia del Toril (Baños de Alicún)
Cuando estaba buscando la información sobre la ruta de los dólmenes de Gorafe, entre en la pagina  de IDEAL Y Waster Magazine y estuve viendo un video sobre los dólmenes y cuando termino  salto el siguiente video y me llamo poderosamente la atención por el titulo: “Cuando el agua hace crecer la tierra”, me quede sorprendido y lleno de curiosidad y como el lugar estaba a poca distancia de Gorafe, lo tenia fácil y monte la ruta que aunque aquí van separada yo las hice el mismo día.
Comencé el día con las rutas de los Dólmenes de Gorafe y acabe el día en los Baños de Alicún viendo la Acequia del Toril.
Para comenzar la ruta hay que dirigirse hacia  Guadix por la autovía A-92N hasta la salida 16 donde tomaremos la GR 6100 y a unos 7 km nos encontramos en el Parque Temático Integral sobre el Megalitismo, donde hice la ruta de los dólmenes, 6 km más adelante nos encontramos Gorafe y a 7 km están los Baños de Alicún de Las Torres.
En estos últimos kilómetros podemos apreciar otro de los fenómenos naturales que caracterizan esta zona los llamados “Bad-lands”.
Los Baños de Alicún de las Torres se caracterizan por la presencia de manantiales de aguas termales a 35º, situado entre dos valles han favorecido la presencia humana constatada desde el neolítico y la Acequia del Toril ha vertebrado la evolución y la vida de esta zona.
La Acequia del Toril, una formación medio natural, medio humana, que tiene casi 3 km  de longitud que poco  a poco, con el paso de los siglos se ha autoconstruido e incluso ha crecido en altura por la precipitación y sedimentación de las sales del agua (grupo sulfatadas y bicarbonatadas cálcico-magnésicas) que por ella circulan.  Fue construida a nivel del suelo, para llevar el agua al poblado paleolítico y en la actualidad mide en algunos puntos cerca de 15 m.
Comenzamos la ruta enfrente al Hotel y nada más bajamos del coche a la derecha vemos la acequia, que en este punto no tiene nada de particular, pero nada más comenzar a andar paralela a ella vamos viendo que nosotros vamos vajando y la acequia sigue a la misma altura formando un verdadero acueducto natural del que cuelgan numerosas plantas que le otorgan una vista fantástica. El paredón de unos tres metros de espesor en su base y de casi 70 centímetros en su parte alta rezuma agua y aportan frescor al ambiente, en dos puntos nos encontramos pasos por el que podemos pasar bajo él y ver la zona sur donde se encuentran las piscinas.
Casi a un kilometro del inicio las aguas se precipita hacia el llano formando una pequeña catarata.
Cuando llego a esta zona doy por terminada la ruta y regreso por el mismo camino que forma una L casi perfecta.
En total algo menos de 2 km.
También en esta zona podemos ver algunos dólmenes.