sábado, 19 de septiembre de 2015

Ruta por el Río Cebollón

Castel Informativo

Lucero (Raspon de los Moriscos)

Pantaniño

Río Cebollón




















Como llegar
Descargar track


Ruta por el Río Cebollón
Tras el verano tan ajetreado que he tenido, llegaba la hora de comenzar la nueva temporada,  llame a Juan de Dios  y a Pepe para hacer la primera ruta, los demás no podían esta semana,  como todavía hace una temperatura alta la idea era hacer una ruta río, y la  propuesta de Juande fue hacer el Río Cebollón,  esta ruta estaba pendiente desde que él hizo la subida al Lucero desde esta zona.
El Río Cebollón se encuentra en pleno Parque Natural Sierras de Tejeda, Alhama y Almijara en su vertiente granadina. Se forma de la unión de las aguas procedentes de los Barracos de la Culebra y de las Alfajas y tras unirse al  Río Algas desemboca en el Río Cacín y este a su vez en el Pantano de Los Bermejales.
Para comenzar la ruta nos dirigiremos hacia el Centro de Información de La Resinera, que antiguamente era un centro industrial dedicado principalmente a la resina. Esta situado en el termino municipal de Fornes en el Camino de Jayena a la Cuesta de los Morros y para llegar desde Málaga nos dirigiremos hacia Vélez-Málaga por la A-7 E-15 hasta la salida 272 donde tomaremos por la A-356, en el cruce con la A-402 hacia Ventas de Zafarraya  y de aquí hacia Alhama de Granada, justo antes de llegar tomamos a  la derecha por la A-4150 hacia Jatar y en el cruce con la Gr-3302 giramos a la izquierda en dirección Arenas del Rey, tras atravesar el pueblo, vamos paralelo al Pantano de los Bermejales y justo cuando pasamos la cola de pantano a la derecha se encuentra el carril que tenemos que tomar para acercarnos al Centro de Interpretación  donde en un principio solo íbamos a parar para informarnos acercarnos hasta “Los Llanos de Titos” para dejar el coche,  al final tenemos que dejar el coche en el centro porque hasta el 15 de octubre no podemos circular con los coches más arriba, así que la ruta se aumenta en unos cuantos kilómetros más con los que no contábamos.
Mientras estamos comentando la incidencia, le damos la sorpresa a Pepe y le cantamos el cumpleaños feliz, que aunque es mañana nosotros se lo adelantamos.
Sin más perdida de tiempo nos ponemos a caminar, nos quedan muchos km por hacer y vamos un poco tarde.
Tomamos por la derecha del Centro de Interpretación siguiendo los carteles indicativos del GR7 dirección Jayena que seguiremos también en el siguiente cruce, llegamos a un cruce con un cartel informándonos sobre la actividad de los resineros, aquí tomamos por la derecha y nos acercamos a los Llanos ó  Prados de Titos, aunque antes de llegar pasamos por la Fuente del Berro, este era el punto donde queríamos comenzar.
 Nos acercamos  al cauce del río y  nos cambiamos de zapatos  porque ahora tenemos que empezar la caminata por el agua.
Nada más comenzar aparece a nuestra derecha un carril que es el que utilizan la mayoría de los que hacen esa ruta,  nuestra idea era esa también si dejábamos el coche en este punto, pero tras el recalculo de la ruta hemos decidido volver por el Camino de Plancha.
Poco a poco vamos remontando el Río Cebollón y aparecen pequeños tramos de vereda hasta que llegamos a una presa que se encuentra colmatada y forma una bonita caída de agua, aquí tomamos por la derecha y cada vez van apareciendo más tramos de vereda, una veces por la derecha y otras por la izquierda seguimos el fabuloso valle y pasamos por pequeños bosques de galería.
 Durante este último tramo El camino viene encajonado entre la Cuerda de los Morros  a nuestra izquierda y la Loma del Mono a la derecha.
Llegamos a la unión de los Arroyos de la Culebra y Monticana, hay dos opciones remontar el Cerro del Duende por el este y tomar por el Arroyo de la Culebra caminando por una buena vereda hasta el Puente de la Monticana o remontar el Arroyo Monticana por el propio arroyo y rodeando el Cerro del Duende por el oeste.
Nosotros decidimos hacer el camino rápido y tomamos por la primera opción y por aquí llegamos al Camino de la Plancha y una vez en el carril por la derecha llegamos al Puente de la Monticana, y bajo este su famosa cascada que hoy no vamos a ver, pero si vemos tanto a la derecha como a la izquierda las bonitas vistas del encajonamiento del arroyo.
Como el tiempo se nos echa encima nos volvemos a cambiar de zapatos y nos ponemos las botas para ir mas cómodos,  aunque ahora solo es caminar y caminar por el carril las vistas  que nos vamos encontrándonos por el caminos son verdaderamente espectaculares, entre ellas las del Pico Navachica y del Lucero (Raspón de los Moriscos) .
Llegamos al Cortijo de Marchinche y justo enfrente tenemos el cerro Alto del Águila (1323) continuamos la subida y tras pasar el puerto iniciamos la bajada hacia el Cortijo de Masajate  y  a su izquierda el cerro Mirador de Masajate(1294) . Junto a este cortijo se encuentra un pequeño pantano que sse encuntra con agua abundante y forma una laguna artificial.
Continuamo hasta una difurcación los que han dejado el coche en los Llanos de Titos deben tomar a la derecha el carril que tras crestear por la Loma  de los Tornadas , y que va paralelo al Barranco de Masajate te devuelve a los llanos de Tito justo por la Umbría del Panzón.
Pero nosotros haciendo un cálculo rápido, decidimos continuar por la pista principal “Camino de la Plancha” y tras pasar por el Cerro de La Plancha, a la derecha tenemos  el Barranco de la Cacirehuela y al final de la pequeña llanura el carril desciende por la Cuesta del Carrascal hacia el Río Cacín.
Una vez cruzamos el río llegamos a la Colada del Camino de Cacín y la Costa y tomamos por la derecha y en menos de un kilómetro estamos en el Centro de Interpretación.
Al final la ruta no ha sido la que teníamos previsto, pero a pesar de su longitud ha merecido la pena, dejamos para otro día el último tramo del Río Cebollón.
En total algo más de 24 km.


              

sábado, 5 de septiembre de 2015

Ruta por el Arroyo Teatinos

Monte La Tortuga

Fuente

Acueducto Siglo XVI

Fuente
























Como llegar
Descargar track


Ruta por el Arroyo Teatinos
Durante el de agosto en varias ocasiones había hablado con Eduardo para salir juntos y hacer un paseo mañanero pero no habíamos coincidido, cuando nos incorporamos al trabajo volvimos a sacar el tema de hacer una rutita corta por la mañana temprano y ahora si, entre otras opciones que habíamos barajado esta nos pareció la más acertada, estaba cerca y la conocía muy bien, por estos campos eché los dientes como se dice, yo naci y me crie en la Granja de Suarez y estuve viviendo allí hasta los cuarenta y muchos años y estos campos eran nuestros terrenos de juegos.
La ruta tenía mucho encanto sobre todo emocional para mí, iba a recordar mis excursiones infantiles, mis primeras experiencias aventureras, cientos de domingos de juegos y paellas con la familia y amigos,  y pasaríamos por  sitios y lugares que son muy queridos por mí y mí familia.
Para comenzar la ruta nos dirigimos hacia la Av. Carlos Hayas, nosotros dejamos el coche justo en la entrada de la Fundación San Telmo, cruzamos la carretera y subimos por la calle de enfrente, aquí también se puede dejar el coche. Al final de la calle junto a los edificios existe una entrada hacia el campo que salva la  valla y que en un hipotético paseo que alguien ha intentado crear nos hace subir hacia el Monte la Tortuga, uno de los más famosos de la zona y que después de muchos años hemos descubierto lo que  escondía  aquello que para nosotros era tan solo unas ruinas llenas de escombros.
El Monte la Tortuga ó Cerro de La Tortuga es un yacimiento arqueológico y se ha documentado la existencia de varios edificios, una cueva y tres fosas y, en sus proximidades, un promontorio con varias insculturas, al parecer de motivos geométricos, antropomorfos y zoomorfos asociados a inscripciones en caracteres fenicios, púnicos e ibéricos,mlo que han llevado a interpretar el conjunto como una montaña sagrada que integraría un templo-necrópolis con más de cien tumbas repartidas por todo el cerro, la mayoría sin excavar. La superficie de la zona arqueológica es e 29,280 ha.
Juan Manuel Muñoz Gambero  descubridor del yacimiento lo fecha sobre cinco siglos antes de Cristo, tres después de la civilización fenicia y la considera adcrita a una cultura con rasgos púnicos (cartagineses) e íberos. Este autor imagina que el cerro, desde el que se divisa la Bahía y la Hoya de Málaga, fue un “promontorio sagrado” paratodos los visitantes que arribaban a las costas e la antigua Malaka.
Tras la lección de arqueología volvemos a ponernos en marcha, bajamos con cuidado por el lado opuesto al que hemos subido y llegamos al pinar, aún recuerdo cuando lo plantaron , llegamos al monte de la antena de radio popular como nosotros lo conocíamos, lo bordeamos por la derecha y llegamos a la carretera que circunvalaba el antiguo restaurante La Ermita. En este punto le cuento a Eduardo de la existencia de una Ermita que yo si conocí y que se situaba justo donde hoy esta la placita de toro del picadero. Mi padre me contaba que esa ermita fue su vivienda y la de otras familias que por motivos de enfermedad tuvieron que alejarse de la zona marítima.
Seguimos caminando por la zona izquierda y tras pasar la valla de la perrera tomamos por la izquierda y vamos en busca de la Fuente Cabello junto a las ruinas del Cortijo Roldan, para ello seguimos de frente por la senda dejamos el cruce de la derecha y comenzamos una pequeña bajada y a media altura torcemos por la derecha, la fuente se encuentra escondida en un juncal.
Seguimos hacia el norte, para acercarnos ahora hacia el Cerro Cabello para mi “Cerro Bonato” que es como siempre lo llamé. Subimos por el carril que nos encontramos a la derecha y que se creo para facilitar la subida de vehículos, porque en este cerro se hacen vuelos de aviones de aereomodelismo.
Bajamos por la zona norte por una vereda algo más vertiginosa que el carril y una vez hemos descendido, le pido a Eduardo que me espere voy ha subir a mi algarrobo, lugar de especial emoción para mi familia. Y que se sitúa en zona de protección arqueológica según consta en el Ayuntamiento de Málaga.
Tras el emotivo recuerdo de los que ya se marcharon continuo el paseo, ahora nos acercamos a ver las ruinas de la que sin duda fue la casa más espectacular de la zona la Finca Cabello y que hoy en día no se como aún se mantiene en pie. Volvemos al llano pasamos por la era de la finca y cruzamos la autovía por el puente, nos dirigimos a lo que conocíamos como Encina de la Zorra, vamos caminando por el carril hasta llegar al Lagar de Lo Pro de Arriba por su nombre podemos saber a que se dedicaron estás tierras en sus orígenes.
Seguimos el carril, antes de llegar a la curva de izquierda tenemos que abandonarlo y buscar la fantástica obra de ingeniería que es la fuente (pozo horizontal), mina de agua  o galería filtrante que  puede ser de varios siglos atrás.
Tomamos la senda de la izquierda para acercarnos a otra fuente del mismo estilo que se encuentra en la cabecera del Arroyo Teatinos que se forma tras la unión de tres barranqueras., comenzamos el descenso tenemos una delas barranquera a la derecha y otras dos por la izquierda, vemos como estas dos últimos se unen y cuando llegamos justo al lecho del arroyo solo queda la de la izquierda y la de la derecha que se unen en este lugar, desde de aquí solo un lecho de arroyo el conocido como Arroyo Teatinos o Pío Teatinos que debe su nombre a una Orden de Clérigos Regulares. Lo primero curiosidad que encontramos en el cauce del río es una alcubilla junto a una mina de agua, seguimos por la vereda que va junto al arroyo y dejamos a la derecha el lagar de Lo pro de Abajo lugar de correrías infantiles y de más de una bronca de guarda.
Tras pasar por de bajo de la autovía seguimos el curso del arroyo y encontramos un aljibe de agua antiguo al que le han adosado una caseta más moderna.
Llegamos a un carril y seguimos hasta la cancela allí tomamos a la derecha y buscamos la vereda por la margen izquierda del carril y volvemos al lecho del río, el camino va cambiando de orilla.
Seguimos nuestra andadura, a nuestra izquierda aparece la senda que viene del Cortijo Roldan y la Fuente Cabello,  observamos en varios puntos minas, pozos y tubería de acequia que nos recuerda la obra de infraestructura que formaba parte del conjunto de captaciones hídricas que abastecieron a Málaga entre los siglo XVI y XIX, llegamos al elemento más espectacular de toda la infraestructura: el gran acueducto de dos ojos que cruza el Arroyo de Teatinos (X:369.619, Y:4.066.606, z:100).
Un poco más abajo aparece otro acueducto aunque este es muy pequeño y esta en muy mal estado.
Llegamos al pinar de repoblación donde se encuentra la Residencia Militar le comento a Eduardo que ahí había un cuartel que escondía un polvorín militar y que fue lugar donde recibimos alguna vez algo más que voces.
Cuando  revisamos unos mapas militares 1:25000  fechados en 1917 que Eduardo conserva, observamos de la existencia de dicho polvorín.
Llegamos al final del lecho del arroyo y observamos como se pierde bajo la carretera, su último tramo lo hace embovedado, nosotros nos dirigimos hacia la entrada de la residencia militar y tras cruzar la carretera hacia donde tenemos el coche.

Al final el corto paseo que íbamos ha hacer se ha convertido en una fantástica ruta de unos 10 km.