sábado, 4 de marzo de 2017

Ruta por lo Molinos de Viento en Vejer de la Frontera

Molino Cruz de Conil
Molino de San José
Molino de San Francisco 
Panorámica



Powered by Wikiloc

Descargar track

Ruta de los Molinos de Viento en Vejer de la Frontera.
Cuando llegue a Vejer de la Frontera  no dude que una de las rutas que yo tenía que hacer era la de los molinos, pero como el tiempo no me acompaño por la abundante lluvia decidí que al menos haría esta versión corta, algunas veces menos es más. Yo he acortado la ruta original pero te dejo el enlace por si quieres hacerla:
Otra de las opciones que tenemos para recorrer Vejer de la frontera es hacer esta ruta que nos conduce por el perímetro del pueblo y por un rato pódenos convertirnos en “quijotes por un día”.
En Vejer de la Frontera aún hoy se conservan 7 molinos harineros: el molino de Santa Inés es el más antiguo y data del siglo XVII, los molinos de San Francisco, San José, San Antonio, Cruz de Conil y Morillo del siglo XIX y el del Márquez, de principio del siglo XX.
Estos molinos estaban construidos siguiendo el modelo Cartagenero y destinados a la molienda de trigo y hoy en día forma parte importante del legado histórico del pueblo.
Su construcción es más solida con una torre de menor altura y paredes más gruesas, que se adaptaba mejor a los fuertes vientos que soplaban en todo el litoral de La Janda. Su superficie es de aproximadamente unos treinta metros cuadrados y están formados por dos partes diferentes: una base ligeramente tronco-cónica y el techo. La base está construida con fuertes muros de mampostería de hasta 1,5 metros de altura. El techo una estructura cónica de madera cubierta por una capa de zinc y se encuentra apoyado sobre una estructura de madera llamada telar que le permite rotar, pudiendo así orientar las ocho aspas hacia el viento dominante. Después se desplegaban las cuatros velas dependiendo de la fuerza de éste. Estos molinos poseen dos plantas. La planta baja estaba destinada a la recogida de la harina y albergaba además una pequeña zona de cocina debajo de unas escaleras de caracol que daban a la planta alta, donde tenía lugar la molienda. El molinero depositaba el trigo en la tolva, una estructura en forma de embudo que permitía que este cayera sobre las piedras molederas: la solera móvil y la volandera fija.
Yo comienzo la ruta en el mismo hotel donde me estoy hospedando,  por cierto me ha gustado mucho,  la Hospederia-Convento de San Francisco está situado en calle Plazuela.

Convento de San Francisco:
Esta parcialmente desaparecido. Se empieza a levantar en la segunda mitad del siglo XVII. Fue suprimido en 1836, y pasa a manos del Ayuntamiento, en el siglo XX se transforma primero en Fonda de El Comercio y más tarde, en la popular Fonda Gallardo. En 1979 lo adquiere el ayuntamiento para dedicarlo al actual Hotel.

Salgo del hotel y tomo a la izquierda bajo la calle y llego a calle Los Remedios, vuelvo a girar por la izquierda y sigo bajando hasta llega a la rotonda donde se encuentra un antiguo arco de la desaparecida Ermita de Los remedios, enfrente tenemos la Oficina de Turismo donde muy amablemente me atendieron.
Cruzo a la acera de enfrente y tomo por calle Cruz de Conil, subo y al fondo aparece mi primer “gigante” se trata del Molino de La Cruz de Conil.

Molino de la Cruz de Conil:
Este molino fue construido por el molinero cartagenero Francisco Conesa en 1855 en unos terrenos baldíos cedidos por el Ayuntamiento. En 1881 ,los herederos de Francisco vendieron el molino a Francisco Guerrero Rubio. A día de hoy, la zona donde se encuentra situado es de propiedad privada. Su localización estratégica permite divisarlo desde diferentes puntos del pueblo.

Me acerco para tomar unas fotos y a la derecha descubro unas maravillosas vistas del pueblo que no puedo dejar de inmortalizar.
Tras un rato contemplado todos los detalles de la panorámica, me vuelvo sobre mis pasos y comienzo a bajar pero ahora tomo por la empinada cuesta de la derecha, por calle Cañada de San Lázaro, al final de la misma llego al Molino de Santa Inés, pero antes de pararme sigo por la derecha para acercarme al Mirador del Santo, figura que perteneció al antiguo Convento de Los Remedios, desde este mirador tenemos la mejores vistas del pueblo, aunque hoy no puedo parar muchos tiempo porque el viento hoy es infernal, cosa que me demuestra la buena ubicación de los siguientes molinos que vamos a visitar.
Me vuelvo hacia el molino y ahora si tomo algunas fotos del Molino de Santa Inés.

Molino de Santa Ines:
Este molino, también llamado molino del Duque o del Marqués, es el más antiguo del pueblo. Fue mandado a construir por el Duque de Medina Sidonia (Marqués de Villafranca) en los altos de Buenavista en el siglo XVIII. Su descripción es similar a la del resto de molinos, con la única deferencia de que su base está labrada en sillería mientras que los demás molinos están contruidos de mampostería. A día de hoy, este molino es de propiedad municipal. El entorno del molino ha sido reparado, creándose una zona ajardinada de recreo.

Continúo andando ahora por calle Miramundo y aparece otro molino ahora el Molino de Márquez y a 200 metros el siguiente es el Molino de Morillo.

Molino de Márquez:
Este molino es de propiedad privada y fue construido en 1906. Su dueño lo restauró completamente entre 1971 y 1972. Repuso todas las piezas deterioradas de la maquinaria y cubrió el techo con una capa de zinc tradicional. Gracias a estas labores de restauración, su estado de conservación es aceptable.
 Molino de Morillo:
Este molino también es de propiedad privada. Fue construido a mediados del siglo XIX. Ha estado funcionando hasta mediados de los años setenta del siglo pasado y todavía conserva su techo, aspas y maquinaria originales.

Cuando llego al cruce con calle Juan XXIII, si seguimos de frente podemos llegar a uno de esos sitios donde un instante puede quedar para toda la vida, se trata de un mirador natural desde donde podemos ver uno de esos atardeceres inolvidables,  lo marco con un track pero  dejo la visita para un par de horas más tarde. Tomo hacia la izquierda y comienzo la bajada hacia la Av. de Buenavista y cuando llego al cruce con Av. San Miguel tomo a la derecha, continúo andando y al final de la calle veo nuestro objetivo el Parque de Hazas de Suerte donde se encuentran los tres últimos molinos: San José, San Francisco Y San Antonio.

Molino de San José:
Construido por Joaquín Gallardo Sánchez. Su base ha sido restaurada pero su maquinaria no se encuentra en condiciones de moler sin una obra de reparación. A día de hoy este molino pertenece al Ayuntamiento y se puede visitar de forma gratuita su interior. En él se puede ver una gran variedad de utensilios relacionados con la recogida y la molienda del trigo, así como también  otros utensilios típicos de la época.

Molino de San Francisco:
Fue construido por Joaquín Gallardo Sánchez entre 1860 y 1865, pertenece al ayuntamiento que lo ha restaurado completamente, reponiendo todas las piezas que se encontraban en mal estado por lo que a fecha de hoy se encuentra en condiciones para volver a funcionar.

Molino de San Antonio
Construido también  por el mismo constructor que los anteriores, es propiedad del Ayuntamiento. Su superficie exterior ha sido restaurada y se encuentra en buen estado de conservación, pero no posee restos de su maquinaria antigua.

Vuelvo hacia la entrada del parque y remonto la Av. de San Miguel, para reponer fuerzas me paro en la Cafeteria  La Noria y me tomo un café con uno buenísimos churros, estando en este establecimiento me doy cuenta que aquí sirven cenas.
Después del café continuo hacia el hotel tomando de frente por calle Iglesia de San Miguel, al final de esta podemos seguir por calle Juan Relinque o por donde yo tomé, a la derecha hacia la Plaza de la Paz, donde tomo a la izquierda por calle Almizcate, a la derecha por calle Sagasta y a la derecha en calle Altozano y a la izquierda en calle Juan Bueno, llego al hotel tras algo menos de 4 kilometros.
Una vez en el hotel, tras una relajante ducha decido ir al mirador de la Av. Juan XXIII para ver el atardecer, que a pesar del nublado y del viento no me defraudó y como final de jornada me dirijo al Gastrobar-Cafeteria La Noria donde di cuenta de una exquisita y maravillosa cena atendido por un personal todo simpatía y amabilidad.

Bibliografía:  
·         https:www.turismovejer.es

·         Folletos y mapas facilitados por la Oficina de Turismo de Vejer de la Frontera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario