sábado, 11 de mayo de 2019

Ruta del Gollizno PR-A-84 (Moclín - Granada)


Pasarela en la Garganta del Gollizno

Collado de Las Veredas

Pasarela sobre el río Velillos

Castillo de Moclín





Powered by Wikiloc



Ruta del Gollizno PR-A-84 (Moclín - Granada).
        Hoy Juan de Dios no plantea esta ruta de interés paisajístico que presenta un trazado circular, en torno al Castillo de Moclín, que nos permite recorrer las vertientes de la sierra donde se asienta la fortaleza (Sierra de Moclín), y regresar al punto de partida. Podemos contemplar espectaculares vistas panorámicas sobre los Tajos de la Hoz (excavados por el Río Velillos, sobre las sierras circundantes), y sobre Sierra Nevada  en los días nítidos.
        En Moclín, Tózar y Olivares, al río Frailes le llaman Velillos y al camino entre gargantas y cortados, los cañones del Gollizno, un bonito paraje natural. Las estrechas gargantas del río Frailes abren un escondido paso entre las sierras de Jaén y el poniente granadino. Oculta entre rocas, una senda marca el camino que desde el Neolítico sorteaba sierras y barrancos para comunicar con el interior ibérico, un sendero que cuelga sobre un cauce de aguas bravas.   Es fácil acceder a los cañones del Gollizno, que también se llaman garganta de la Hoz.
Nosotros, como muchas de nuestras rutas, vamos a adaptarla un poco a nuestra preferencia, la vamos a hacer en el mismo sentido pero cambiaremos el punto de inicio, comenzaremos en Olivares y dejaremos Moclín como punto intermedio de la ruta. Con esto cambiamos significativamente el perfil de la ruta y de comenzar bajado y terminar subiendo lo convertimos en subir primero para bajar al final.

El río Velillos, entre Olivares y Moclín  genera vírgenes paisajes de ribera y durante la ruta podemos contemplar sauces, mimbreras, higueras, matorral ribereño formado por rosales silvestres, moreras, juncales, aneas y frutales silvestres.
Pero si quieres más detalle sobre la vegetación que nosotros pudimos ver visita el siguiente blog:
“LAS PLANTAS DE MIS EXCURSIONES”

Para iniciar la ruta nos dirigimos hacia la población de Olivares, pedanía de Moclín en Granada, salimos de Málaga por la A-45 en dirección Granada, tomaremos  por la A-92 M  en el puerto de las Pedrizas y seguidamente nos conectaremos a la A-92 hasta la salida 236 donde dejaremos esta y tomamos la N-432 una vez pasado Pinos Puente giramos a la derecha en el cruce con la GR-3408 seguimos primero por ella y después por la GR-3413, al llegar a la población tras las primeras casas y antes de cruzar el río Velillos tomamos a la izquierda por calle Convento   y seguimos por aquí hasta la explanada que hay al final de calle Cerro Alto, aquí dejaremos el coche.
Una vez hemos dejado el coche aparcado y nos hemos pertrechado dirigimos nuestros pasos hacia la parte izquierda de las casas (intersección 1) y por aquí bajamos a un carril asfaltado donde seguimos por la izquierda (intersección2).  A pocos metros, pasamos por un viejo molino que también fue reconstruido en alojamiento rural, y que actualmente está clausurado. Seguimos caminando por el camino agrícola bordeado  de vegetación de ribera, dejamos atrás algún bonito salto de agua y el azud que servía para la captación de aguas para el molino que hemos dejado atrás, y encontramos dos carteles informativos de la ruta.
Unos trescientos metros más adelante encontramos una finca a la izquierda con un bonito mosaico en la entrada,  si nos fijamos en la parte derecha, a media ladera podemos ver una zona de travertinos.
A un kilómetro desde que comenzamos a caminar llegamos a la intersección 3, a la derecha un puente de hierro, construido tras las riadas que provocaron  grandes destrozos en 2010, nos permite cruzar el cauce y continuar por la vereda, desde aquí podemos ver “la Fábrica de la Luz”. Doscientos metros más y llegamos a la intersección 4, tomamos por el ramal de la izquierda y hacemos alguna fotos del Tajo de Las Palomas que se erige majestuoso y otros tantos metros más, y alcanzamos  la Fuente de la Buenaventura, hacemos un alto para refrescarnos y recordar la anécdota: Pedro Antonio de Alarcón cuenta que allí fue donde en 1816 el bandolero Parrón apresó a un gitano que le leyó la buenaventura y después logró escapar y delatarle ante los ‘Migueletes’.
La vereda continúa su ascenso con tramos más empinados, incluso con escalones,  ya estamos muy cerca y la panorámica de los Cañones del Gollizno nos  sobrecoge. Antes de llegar dejamos atrás la intersección 5, aquí tenemos la opción de dirigirnos hacia Tozar y hacer la variante de la zona arqueológica, nosotros hoy seguimos por la izquierda y llegamos a la magnífica pasarela, que salva el cauce y nos adentra en las balconadas construidas para salvar el cañón y recorrer el lateral de los acantilados sin peligro de caer al río.
Tras el fantástico recorrido, la vereda vuelve a ir paralela al río y bajo el bosque de ribera,  al final de este tramo una zigzagueante y angosta vereda nos sacará de este paisaje de agua y belleza, para llevarnos a la Fuente de Corcuela, pasando por el Mirador de Tozar primeramente.
Una vez en la fuente hacemos un alto para reponer energías y refrescarnos un poco, para ello aprovechamos uno de las mesas  y bancos que hay en este lugar. El agua nace en el lateral izquierdo de una roca, en la misma roca en su parte delantera se ha creado una pequeña fuente que desagua a una acequia decorativa en el suelo con forma de espiral. Las aguas de esta espiral van a parar a un pequeño pilar abrevadero de dos caños a un nivel inferior.
Tras el pequeño descanso seguimos y llegamos a la intersección 7 donde encontramos paneles informativos, aquí, tomamos a la izquierda y seguimos subiendo y tras atravesar  un pinar llegamos al Collado de las Veredas, desde aquí podemos ver todo el valle de Río Frailes o Velillos  y como se adentra en la Vega granadina  como telón de fondo, la impresionante Sierra Nevada.
Un último tramo de subida y llegamos al pueblo de Moclín, a nuestra izquierda la Ermita de San Antón, que cuenta con buenas vista en su parte posterior y a la derecha el impresionante Castillo de Moclín (Siglo XIV) que merece una visita, pero será otro día.
Seguimos la indicación que encontramos en la intersección 8 y comenzamos la bajada por calle Amargura, bonita calle donde las haya, al final de la misma tomamos a la derecha y a unos 100 metros giramos media vuelta a la izquierda e iniciamos un fuerte descenso, a los 800 metros de aquí, llegamos a un primer mirador y a un segundo, unos metros mas adelante. Tomamos por la derecha en la intersección 11 y volvemos a descansar en la Ermita de las Angustias.
El carril se adentra en el pinar y cuando salimos de él, casi estamos abajo, antes dejamos atrás la intersección 12 siguiendo por la izquierda. Unos metros más y llegamos a una zona de recreo y tras un par de curvas, el final de nuestro recorrido.
En total algo menos de 8 kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario