sábado, 16 de enero de 2016

Ruta a la Fuente de los Hornajos por el PR-A 270 parcial izquierdo (Casarabonela)

Comienzo de la vereda
Casa en Llano de Crstobal








Fuente de Los Hornajos

Panoramica del Valle del Guadalhorce
















Descargar track  


Ruta a la Fuente de los Hornajos por el PR-A 270 parcial izquierdo (Casarabonela)

Hoy Juan de Dios nos ha propuesto hacer esta ruta que es la complementaria de la que hicimos el 1 de noviembre de 2012 “Antiguo Camino de la Dehesa (Calzada Romana en Casarabonela)” y que en la publicación que el periódico Sur hizo en el 2013  “Senderos de Málaga” nos presenta unidas.
La ruta se realiza en la parte oriental de la Sierra Prieta de Casarabonela y su mayor parte discurre por entre pinos carrascos (pinus halepesis) de repoblación que forman un bonito bosque, y bajo él, un sotobosque de arbustos mediterráneos. Desde varios puntos tenderemos hermosas vistas del Valle del Guadalhorce y podremos apreciar formaciones kársticas muy típica de esta zona.
El recorrido nos conduce hasta la Fuente de los Hornajos, importante lugar de abastecimiento de agua durante casi todo el año.
Durante el recorrido podremos ver varias Caleras (Hornos de Cal) alguno en muy buen estado de conservación. Estos hornos cilíndricos de piedra de unos 2 ó 3 metros de diámetro por 3 ó 4 de profundidad eran utilizados para la obtención de cal a partir de la calcinación de piedras caliza. La cal obtenida se utilizaba para blanquear las casas, como mortero en las obras o para la desinfección.
Para iniciar la ruta nos dirigimos hacia la población de Cararabonela por la Autovía del Guadalhorce A-357 (Málaga-Campillos). Pasado el km 39 tomamos a la izquierda por la A-354, a unos 9 km tomamos por la A-7275 y un km y medio llegamos al pueblo.
La ruta podemos comenzarla desde varios puntos, el principal sería dirigirnos hacia el cementerio y dejar el coche en ese punto donde se inicia el sendero propiamente dicho. Nosotros dejaremos el coche en los aparcamientos que hay en el Callejón de los Lobos, y nos dirigimos, como no, a desayunar la afamada masa frita del Bar Nuevo en la Plaza del Ayuntamiento, desde donde ya podemos disfrutar de unos de los mejores balcones para contemplar el Valle del Guadalhorce.
Tras haber dado cuenta de un  plato de masa frita nos disponemos a caminar, volvemos al coche por las mochilas y las botas y comenzamos andando en dirección norte por el Callejón de los Lobos, a pocos metros nos encontramos  con la primera intersección donde tomaremos a la derecha y seguiremos las indicaciones hacia el Cementerio, un poco más adelante en el cruce 2 tomaremos por Camino de Burguillo a la izquierda siguiendo las indicaciones, llegamos a calle Circunvalación y nuevamente a la izquierda, llegamos al hito 4 donde tenemos una pequeña fuente y tomamos aquí por la derecha, seguimos avanzando hasta llegar a la Ermita del Santo Cristo Calvario hacemos una pequeña parada para las fotos y continuamos, llegamos al cementerio y un poco más adelante a la derecha tenemos nuestro inicio real de la ruta.
Nos adentramos en el bosque por la Senda de la Jácara que va paralela al arroyo y que va ascendiendo poco a poco hasta llegar al Llano de Cristóbal, a mitad de camino nos encontraremos con la primera de las caleras que podemos ver en esta ruta, que es sin duda, la que mejor conservada está.
Una vez en el Llano de Cristóbal nos llama la atención el coqueto refugio que hay en esta zona, que  se utiliza como zona de esparcimiento, junto a la pequeña casa hay también  una fuente y una pocas de mesas con bancos para poder disfrutar de unas buenas jornadas campestres. Antes de retomar nuestro camino nos acercamos al fabuloso mirador que hay tras el refugio y desde podemos ver unas hermosas vistas del pueblo, del castillo y del Valle del Guadalhorce.
Volvemos a la casa, el camino por donde hemos venido lo tenemos a la derecha, al frente tenemos la senda por donde regresaremos y a la izquierda tenemos un carril por donde llegan los coche a este lugar y entre los dos último,  está nuestra senda que con una suave subida nos va dirigiendo hacia los Tajos del Naranjal, tras una pequeña bajada, volvemos a subir y llegamos al Llano de La Morena, seguimos con la subida siempre con una pendiente no muy pronunciada.
Tras atravesar el arroyo que viene de la fuente que vamos buscando, paramos para hacer algunas fotos en otra de las atalayas que encontramos y continuamos con la subida hasta llegar a la intersección 8,  si tomamos a la izquierda llegaremos en un corto pero penoso ascenso al carril pero sin pasar por la fuente, nosotros tiramos por la derecha y a pocos metros encontramos la Fuente de Los Hornajos que se encuentra bajo unos almendros y una higuera a nuestra derecha, aunque el cartel está a la izquierda.
A partir de aquí podemos decir que iniciamos el retorno aunque aún nos queda una última subida hasta el carril que atraviesa toda la sierra paralelamente a su cuerda desde el Puerto de Málaga hasta Alozaina.
Una vez en el carril (hito 9) nos dirigimos hacia la izquierda para ver el Llano de la Chacha, tras esto volvemos al hito anterior y seguimos nuestro camino por el carril, a los pocos metros nos encontramos el cartel que nos indica la subida al Puerto de la Madera (hito 10), en esta ocasión seguimos andando por el carril, ahora el camino es llevadero y el avance es rápido aunque tenemos que parar en alguna curva para contemplar las esplendidas vistas.
Tras esta parada el camino se dirige hacia el norte y tenemos que ir con cuidado porque lo dejaremos en la intersección 11, una senda que encontraremos a la derecha junto a un pequeño hito de piedra.
La senda va bajado poco a poco y nos encontramos a la izquierda con la senda que utilizamos en la ruta del Camino de la Dehesa y que tomamos junto a la variante hacia el puerto de la Jácara.
Seguimos por la derecha y continuamos con la bajada, durante esta encontraremos un par de caleras aunque en esta ocasión están colmatadas y por lo tanto no podemos apreciarlas; esta bajada nos deja de nuevo en el Llano de Cristóbal, donde aprovechamos para comer, y  desde aquí hacemos el retorno por el mismo camino hasta el cementerio.
Para regresar al coche una vez en el cementerio, entramos en él,  lo atravesamos y salimos por la puerta opuesta que nos deja en el pueblo, aprovechamos para callejear, nos llama la atención el gran magnolio (Magnolia grandiflora) que hay en el patio de museo y tras hacer turismo por el casco urbano regresamos al punto donde dejamos el coche.

Al final unos 10 km.